martes, diciembre 12, 2006

No quepo en mi de gozo

En septiembre organizamos en el grupo de amigas de punto de cruz el juego de la Amiga Invisible. Desde entonces hemos estado ideando los regalos todas en silencio, cosa que a mi me ha costado mucho jajajajajjaja. Todo ha sido top secret hasta ahora que se han ido desvelando las sorpresa poco a poco, según han ido llegando a sus respectivos hogares. Yo he sido una de las últimas así que estaba ya que me subía por las paredes. Pero ha merecido la pena.

Hoy me he escapado a Correos a recoger 2 avisos que tenía (uno de ellos no lo puedo enseñar todavía, pero también es el causante de mi alegría y mi emoción de hoy).

Cuando he abierto el paquete me he encontrado con esta maravilla.



La caja es una maravilla, me encanta, el bordado, los colores todo. Llevo diciendole a Javi un montón de tiempo que me encantan la flor de la lavanda por su color, que cada vez me gusta más el malva (ya casi más que el azul, que era mi color preferido) y que las fotos de los campos de lavandan son preciosas y me encuentro con este maravilloso bordado (habrán puesto una cámara oculta en mi casa? Será mi marido un espía? jajajajaaj)

Pero esta maravilla no venía solita, estaba cargadita de todos estos pequeños tesoros.
 
Publicar un comentario