viernes, enero 22, 2010

Una nueva vida


Una nueva vida ha llegado al barrio. Mi vecina ha tenido un precioso bebé que está para comérselo y no dejar de achucharle esos mofletones que tiene. Ahora es el protagonista de todo, de su mamá, de su papá, de su hermanita y de todos los que estamos cerca. Así que se ha llevado los últimos regalitos que han sido:


Una hermosa tarta de pañales, porque las que hemos tenidos bebés sabemos que nunca vienen mal y nunca están de sobra. Que va acompañada de una cremita y un sonajero para que perdure algo del regalo una vez se haya "comido" la tarta enterita.

Y tres baberitos cada uno en un estilo distinto y colores distintos para que cambie y esté requeteguapetón a la hora de comer.
Publicar un comentario