domingo, diciembre 20, 2009

Para los peques


Por estas fiestas todos vamos buscando como locos regalos, detalles y ropa para estar lo más impactante posible. Sacamos nuestras mejores galas para festejar estos días de alegría, unión y compañía de familiares y amigos. Pero y los más pequeños? Les buscamos también detalles para ellos? No se vosotros pero yo este año he querido que tengan también algo especial para la cena de Nochebuena y Navidad. Como tengo a dos a mi sobri de 2 meses, casi 3, y a mi hombretón de 2 años. Que aunque está grande sigue necesitando babero así que les he preparado su babero navideño.

Fue una idea que se me ocurrió cuando vi los kits que tiene Mar en su tienda. Unos preciosos kits para hacer baberos, no le falta detalle con uno de ellos te queda un precioso babero decorado. Pero al estar tan lejos y falta de dinero no le pude pedir dos para mi idea, así que decidí hacerlos yo. Primero me puse a buscar dibujos y pensaba hacerlos rojos entero y ponerles un muñeco de nieve. Pero al ver este Papá Noel me encantó y decidí hacerlo, el original es este. Y me puse manos pero oooohhhh¡¡¡¡ desilusión: las telas con las que yo contaba para hacerlos se me habian acabado, no lo recordaba y, como ya he dicho, desestimé la idea porque mi economía no puede permitirse ahora mismo gastar en telas. Qué pena con la ilusión que yo tenía¡¡¡ Pero como tengo que reconocer que soy "chinadicta" me fui el otro día a un nuevo "chino" que han abierto cerca de casa y enseguida saltaron a mis ojos estos baberos con ese bies en vichy rojo. Son ideales para lo que yo quería. Bien¡¡¡ Vuelta a la idea. Como todo no puede ser perfecto los baberos venían decorados con sendos corazones y una leyenda que los hacía de lo más femeninos. Eso no fue obstáculo para mi. Qué le puedo hacer, qué le puedo hacer? Pues un fondo rojo, saqué las telas navideñas que tenía en casa y manos a la obra.

Como vereis en la foto tiene cambios con respecto al original, no sólo las telas sino que está un poco más decorado. Y el gorro lo he tenido que doblar porque los pobres niños no iban a poder comer porque la borla del gorro la iban a tener metida en la boca. Cambios que voy haciendo según me van surgiendo los inconvenites, qué le vamos a hacer.

Pero el resultado creo que ha sido satisfactorio, al menos para mi. Y mi niño ya lo quería estrenar hoy, menos mal que lo he entretenido y los he podido esconder jajajajajajjaja
Publicar un comentario