lunes, marzo 15, 2010

Celebración

El día de mi cumpleaños fue un día tranquilo. Recibí las llamadas de los seres más cercanos de felicitación y desde la "cíber sociedad" un millón de cíber felicitaciones. Todas recibidas con muchísimo cariño e ilusión.
Como ya comenté tuve que trabajar así que no llegué a casa hasta, casi, las nueve y media de la noche. Pero mereció la pena porque me encontré esta mesa:
Me senté en el sofá y fui servida durante toda la cena. Muchísimas gracias por el detalle y, sobre todo, por quererme.

Te amo mi vida.



Y hablando de todo un poco, os recuerdo que sigue abierto el plazo para inscribirse en el "sorteo cumpleañero". Sólo teneis que hacer una entrada en el post anterior.

Saludos y gracias por estar al otro lado.
Publicar un comentario