martes, febrero 02, 2010

Bautizo


Este sábado ha sido el bautizo de mi sobrino Rubén. Está muy guapo y muy espabilado y en su día más aún. Todo fue perfecto, el día precioso, lucía el sol, no hacía viento ni frío, así que pasamos un día en familia disfrutando. En ninguna celebración que se precie puede faltar la tarta y este día no podía ser menos. Tuvimos una tarta buenísima y decorada para la ocasión. La verdad que de sabor estaba aún mejor que de vista, así que os podeis imaginar como nos pusimos (sobre todo yo que soy tan golosa jajajajajjajaja).
No os he dicho que yo era la madrina, verdad? Pues lo fui, así que no podía ir a la celebración con las manos vacías. No tuve mucho tiempo de hacer lo que me hubiera gustado así que me tuve que conformar con encargar unos imanes para la nevera con la foto del homenajeado. Pero y la presentación? Cómo lo entrego? Me parecía muy soso dar los imanes tal cual y en un sobre tampoco me parecía buena idea. Así que preguntando y pidiendo consejo, entre lo que me decía unas y otras terminé haciendo paquetitos con un chupachups, papel celofán, goma eva y cinta.
La verdad que tuvieron mucho éxito tanto por la originalidad del imán como por la presentación sencilla pero resultona.

Conclusión: día perfecto y feliz
Publicar un comentario