lunes, junio 25, 2012

Crónica de una feria anunciada

En nuestra calle todo empieza unos días antes ya que empezamos a decorar la calle. Este año no la hemos presentado a concurso pero, para no perder la tradición del pueblo, la hemos adornado y hemos salido los vecinos a cenar a la calle, a bailar, a compartir y a saltar la hoguera.


Al día especial de la noche de San Juan y nuestros tradicionales juas se ha unido este año que jugaba España contra Francia. Partido importante que ninguno nos queríamos perder por eso nos engalanamos todos para la ocasión. Para apoyar a la roja y que nuestra fuerza les llegara también. Y esta vez hasta papá se unió a la fiesta de la roja. Televisión a la calle y todos los vecinos a disfrutar del partido. Y sí que les llegó nuestro apoyo porque seguro que los gritos de todos al marcar los goles llegaron hasta Polonia.

Aunque la encargada de hacer el jua este año no se encontraba muy bien y no ha podido hacerlo a las 12 de la noche, como marca la tradición, hemos encendido nuestra hoguera para quemar nuestros deseos y que nos purifiquemos. Por supuesto también ha habido saltos a la hoguera. Este año la he saltado hasta yo, bueno tengo que confesar que lo he hecho cuando ya no quedaba casi nada, pero todavía tenía llamita ajjajajajajja. Por qué no me callaré. Es que lo cuento todo, con lo bien que yo había quedado jaajjajajajja.

Y al día siguiente, 24 de junio, día de San Juan, es el gran día de nuestro pueblo. El patrón sale en procesión por las calles del pueblo y empieza la ansiada feria. Y si nos engalanamos para el partido para San Juan no iba a ser menos. Mis gitanillos se tiraron a la calle con sus mejores galas.

 Después de pasearnos con San Juan por fin llegamos a la feria¡¡¡¡¡ El gitanillo canastero de cacharrito en cacharrito y la gitanilla canastera vigilando de cerca. Con su flor todavía puesta, aunque no le duró mucho más. Pero tengo que reconocer que aguantó bastante más de lo que yo creía y esperaba, me dejó muy contenta.

Y ya de vuelta para casa veníamos tan cansados que mi niño venía tirando también del carro de la hermanita para ayudar en la cuesta. Y la hermanita, casi a la una de la madrugada, muerta de la risa y haciendole pedorretas al hermano. Esta niña va a ser una juerguista de tomo y lomo lo estoy viendo. Prepárate Javi jajajajajja
Publicar un comentario