sábado, enero 12, 2008

Para no olvidar

Para no olvidar el cariño con el que Mar me hizo la tarjeta de felicitacion de hace 2 años la he reciclado. Como la cartulina ya se me habia arrugado un poquito, he quitado este arbolito tan mono y le he puesto el cordoncillo para colgarlo del arbol el año que viene. Asi tendre siempre el recuerdo del cariño de mi amiga sin miedo a que se me estropee. Muchas gracias Mar por dedicarme tanto tiempo y tanto cariño.





Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas. San Agustin

Publicar un comentario